Hacer acrobacias en una pestaña puede parecer más complicado de lo que es, pero a fin de cuentas se la puede remar. Para desmitificar el mundo, este blog-cajón de sastre con las crónicas de un acróbata mal pago.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Suerte de piedras



–Parece que no tenés suerte– dijo Patricia cuando ya estábamos sentados dentro del colectivo. Se refería a que había ido con ella hasta el Partenón con la intención de tocarle la puerta a Atenea para pedirle una tacita de azúcar y había fracasado. Las deidades no eran muy buenas vecinas, según parece. Tampoco lo eran las sibilas, pues dos días antes había ido a Delfos a pedirle el horóscopo a la adivina del templo de Apolo y no la había encontrado.
–Sólo faltaba que en la roca de la sibila hubiera un cartel que dijera “Me fui de vacaciones. Vuelvo en quince días” o algo parecido. Este país respira menos mitología de la que yo pensaba– dije.
–Sólo a vos se te ocurre venir a Europa un 12 de enero.  
El colectivo no estaba lleno pero nos sentamos en uno de esos asientos miran hacia la parte trasera y dejan ver las calles que el recorrido olvida. Sí, esos asientos que producen mareos y arrepentimiento de haber comido pesado. Además era un colectivo-acordeón, de esos que en La Plata había ensayado la línea este sin mucha repercusión en 2011.
En la siguiente parada constaté algo que Pato me había dicho: nadie pagaba el boleto en la ciudad de las ruinas. Resulta que como en Atenas se ingresa al colectivo por cualquier puerta, nadie pagaba el euro con diez que exigía la respectiva maquinita y al conductor poco le importaba que los pasajeros hubieran hecho costumbre del abuso del subsidio al transporte.
–Y el agua mineral también está subsidiada. Viste que una botella no te sale más de 50 centavos de euro en ningún lado. Lástima que no subsidien los sublakis–.  Nos reímos pensando en aquella comida que funcionaba como nuestro reemplazo helénico del choripán que tanto extrañábamos. Pato aún más porque ya llevaba dos años en esa ciudad que había visto gatear y morir imperios.
Faltaba un tramo todavía. La parada que nos dejaba en el barrio Galatsi, donde estaba su departamento, era la anterior al final del recorrido, a pocas cuadras de la terminal. Ya me había habituado a ver el edredón de mármoles y ladrillos modernos que configuraban esas cuadras del recorrido. No, micro no, colectivo. Siempre la misma discusión entre los platenses y la gente de otros lados. Como con pollajería, la rambla, el diagonal. Ni ella ni yo habíamos nacido platenses y habíamos pasado toda una carrera universitaria defenestrando las particularidades léxicas de nuestra querida ciudad adoptiva. En eso, el español platense era una lengua que no reconocíamos como nuestra casa.
Piedra, piedra mas piedra y grifos engarzados en donde fuera. Que ciudad redundante.
–¿Te fijaste cuanta importancia le dan a las piedras en esta civilzación?– pregunté. A algo tan inerte... Pero hay piedras con nombre por todos lados. La piedra de la sibila –que no estaba de guardia–, la piedra de Tarpeya, la piedra de la Atenea Niké, la piedra de Sísifo.
–La de Tarpeya es de la mitología romana.
–Bueno, si se afanaban mutuamente las deidades, che. La cosa es que le dan mucha importancia a las piedras.
–Cierto– asintió ella–. Le dan más bola que al olivo casi. Supongo que quedaron traumados con lo de Sísifo. Qué castigo: hacerlo subir una piedra que siempre se vuelve a caer de la montaña. Nunca lo mata pero la piedra termina por aplastarle el alma.
–Espero que no me pase eso mañana cuando vayamos a avistar minotauros en Creta. Desde ya te digo que si no veo uno, que me aplaste alguna roca y me armo un naufragio en el mar Egeo para mí solo. La piedra me parece que lleva menos parafernalia igual. Pato, tratá de que sea milenaria así muero con algo de prestigio.
–Lucas, ya estás en Atenas; suficiente prestigio con eso. O resérvate la muerte para cuando estés en París y de última te morís en una zanja. Pero de París– dijimos esto último al unísono.
Estábamos por llegar a la parada final.
–Por cierto, Pato, este es el momento que te diga que me afané una piedra histórica del templo de Atenea cuando el guardia no veía. Y como no tenía bolsillo te la metí en ese de tu carrera. Por eso te pesaba cuando te ayudé a subir el escalón del micro... Digo, colectivo. Perdón por hacerte pensar que te estabas volviendo señora a los 30 años.

Pasajero



Ella tiene el peligro adentro. Es como uno de esos adornos rusos (“mayusca”, creo que les oí decir). Pero este es uno de esos que te regalan con una bomba escondida en el estómago de mentira.
Este peligro es diferente porque está vivo y es como una bomba de tiempo con muchos minutos y que nunca llega a reventar. Pero sé que lo va a hacer. Sé que va a salir y empezar su camino hasta convertirse en una molestia. Papá dice que no tengo que hablar así de Víctor (así se va  a llamar la bomba) porque lo estamos esperando con mucha emoción. “¿Quiénes?” me lo pregunto para mí, pero no le digo nada. “Que les agarre emoción a ustedes”.
A mí cuando me dijeron que la bomba (sin nombre en ese momento) estaba encargada yo pensé en que todavía la podíamos devolver. (Mentira, sé que no se compra, pero ojalá). Después pensé que capaz era como en esa peli que vi a escondidas en la que una señora rubia rapada tenía un hijo con el diablo y me dije que siempre se podía estar peor. Esa señora sí que tenía un peligro adentro, pero de verdad. Y pero todavía sería si el hijo fuera una cosa menos humana, aunque sospecho que al menos el diablo tendría la decencia de tener un hijo que tuviera parecido a una persona y no cuernos rojos, si es que le dedicó tiempo a pensárselo bien. Por suerte papá no me escuchó cuando pensaba esto o me retaba de vuelta. Imaginate si se enteraba que vi esa película. Bah, era bien aburrida, no sé si es para tanto. He visto otras peores porque ahora tengo muchos ratos en los que puedo ver películas a escondidas porque ni se dan cuenta.
Hoy me dio impresión ver las patadas en la pansa de ella. Víctor patea. Eso dicen, pero para mí la panza se le pone como de plastilina de momentos y después, normal. ¿Y si es un alien? Ayer soñé que a la teniente Ripli (o algo así) la embarazaba un alien de esos que anda matando por el espacio. Imaginate cuando al hijo lo tuviera que mandar al jardín de infantes con esos tentáculos. Y mamá que se quejó de lo difícil que fue encontrarme lugar en una escuela este año.
Papá me dice que no me tengo que enojar y que voy a tener a alguien con quien compartir y a quien cuidar. “Ah, como a un perrito”, le digo y se enoja. Para ser alguien que no quiso que yo tuviera un perrito se enoja demasiado y encima pretende que cuide la bomba. Me dice que no le diga “la bomba” porque “es una imagen muy violenta”. No le entendí pero no lo digo más porque después me habla media hora. Capaz que así es la cosa ahora: además de terminar de aprender el abecedario este año me tengo que aprender a callar. O capaz que para eso es el abecedario y en vez de hablar ahora tengo que leer. Ella lee mucho, papá también. Debe ser porque son grandes y hacen esas cosas, como también darte muchas explicaciones creyendo que no entendés nada y de tan complicadas que las hacen no terminás entendiendo nada. Como con lo de  la imagen violenta. Me confundí y pensé en el color violeta; luego que Victor se iba a llamar Victoria si era nena y que no sé para quién iba a ser la victoria. Para mí seguro que no, salvo que Víctor también empezara a pedir un perrito y entre los dos los convenciéramos. Por ahí en eso me conviene que se detone la bomba.
".